lunes, 18 de agosto de 2014

Arthur Tress. Pasión surrealista




Nace en el año 1940 en Nueva York, y fue su padre quien le regaló su primera cámara, a la edad de 12 años. Y aprendió de forma autodidacta, tomando fotos de su entorno: casas y parques de los alrededores que él mismo describe como “melancólicas e introvertidas”, y sacando libros y manuales de fotografía de la biblioteca pública.




En su adolescencia estudió en un instituto con un buen departamento de arte, y en la universidad estudió pintura y etnografía. Así que, después de graduarse se mudó a París con la idea de estudiar cine, pero pronto abandonó para viajar a través del mundo documentando la vida de diferentes tribus y culturas; llegando a trabajar como fotógrafo del Museo Etnográfico de Suecia.




Cuando vuelve a San Francisco, en 1964, cambia sus motivos y empieza a fotografiar a personas, con un estilo más espontáneo; y es en el verano de ese mismo año, cuando tuvo la gran oportunidad de poner estas ideas en práctica ya que coincidieron en la ciudad una convención republicana, manifestaciones por los derechos civiles y la primera gira de los Beatles en Norteamérica. 




Él mismo reconoce entonces estar interesado, al igual que otros fotógrafos de su época, en la cámara como un arma para el cambio social, dejándose inspirar en las obras de Robert Frank, Bruce Davidson y Danny Lyon.




Lo inquietante de estas imágenes es que narra la realidad tal cual la ve y el motivo de sus fotos son gente corriente en un parque, en una lavandería, gasolinera, etc.




Pero, sin duda, es en los setenta, cuando Arthur Tress empieza a centrarse en la fotografía surrealista que relata situaciones de diversas civilizaciones haciendo hincapié en el hecho de los paralelismos obvios entre las mismas, lo que genera un diálogo recíproco que promueve la reflexión y la crítica.




Y es durante los años ochenta cuando decide valientemente explorar su homosexualidad. No limitándose a retratar al sujeto anatómicamente, sino que sus instantáneas llegan a lo más profundo del campo psicológico del retratado, añadiendo misterio y tensión; reflejando así la sexualidad desde un punto de vista que, en aquel momento, no era convencional. Es entonces cuando aparece el color en sus obras.




No se puede, por tanto, encasillar al autor como un autor de lo erótico, de desnudos, solamente. Es una autor muy versátil que traemos aquí, al blog, por su descarada valentía en mostrarnos su visión de su atrevida y surrealista sensualidad. Pero nunca olvidemos sus otras facetas, igual de importantes y atractivas.





Otro dato curioso es que él mismo publica sus libros de fotografía, y los vende directamente, consultad su página web oficial: www.arthurtress.com/





Loki

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...