martes, 19 de agosto de 2014

Historia de la lencería. Parte 1



Se dice que todo comenzó cuando los primeros humanos empezaron a  relacionarse socialmente y a desarrollar su mentalidad, entonces surgieron las primeras prendas de vestir, probablemente por la necesidad de abrigarse.


Las primeras prendas fueron realizadas con tejido animal: los taparrabos de cuero.





En el momento en que aparece la agricultura, las prendas empiezan a realizarse con tejidos vegetales, como el algodón y el lino. El cuerpo se tapa donde conviene y se resaltan otras partes, según la mentalidad de la época.


En el arte babilónico y en los frescos cretenses, las mujeres vestían largos vestidos con la cintura alta y estrecha, que elevaban los pechos dejándolos al aire. Los hombres, que normalmente eran guerreros o atletas, hacían ver  sus atributos más sensuales con taparrabos ceñidos de algodón o lino que los abultaban, vistiendo prendas cortas para dejar ver las entrepiernas.






Cuando Alejandro Magno tomo contactos comerciales con la India y Oriente, comenzaron a llegar otros tejidos, tales como la seda, y además productos de cosmética. Homero escribió sobre una prenda usada por la diosa Afrodita, para lucir cintura de avispa, y, que dejó vestir a Hera, esposa del infiel Zeus. Al ver Zeus la espectacular figura de su esposa cayó rendido de amor a sus pies. Por lo tanto éste sería uno de los primeros relatos de seducción femenina, asociada a estas prendas.





Las mujeres casadas usaban una tela en forma de banda llamada “apodesmo”, que ponían bajo sus pechos para sujetarlos y realzarlos. Por el contrario las mujeres religiosas y adolescentes, usaban una banda llamada “mastodeton”, que ponían encima de sus pechos para ocultarlos y aplastarlos.







En la Roma Imperial, las mujeres vestían con túnicas castas para tapar su anatomía, mientras que la prostitutas vestían con transparencias, túnicas ceñidas y dejaban sus sinuosos pechos a la vista. Los hombres romanos, gladiadores y legionarios, vestían cortos y ceñidos taparrabos que marcaban sus atributos y unas corazas con la musculatura muy marcada. Los aristócratas vestían túnicas hasta las rodillas.


Marcial, poeta latino nacido en Calatayud, cuenta que las mujeres romanas usaban una banda llamada “cestus” similar al “zoster” griego (parecido a una faja), pero más ancho. Cicerón habla de la cinta para alzar los pechos “apodesmo”.



En algunos mosaicos romanos se puede apreciar a mujeres que vestían unas prendas similares al bikini, la parte inferior se le denominaba “subligaculum”. En otros mosaicos encontrados y que datan de los últimos años del imperio romano y época de las invasiones godas, se puede ver que las mujeres vestían con prendas similares al camisón, conocido como “subucula”.





En la misma época en china las mujeres usaban una pieza de tela finamente bordada denominada “moxiong”, que se anudaba al torso para sujetar y cubrir los pechos. Posteriormente se sustituyó por el “zhuyao” en el siglo XVll hasta principios del XX.




Piezas similares usan en la India donde las mujeres actualmente visten el “sari”.




En la edad media, en occidente, se usaba ropa interior de lino, para abrigarse y para no manchar las caras ropas, ya que el aseo diario brillaba por su ausencia. Las mujeres se vestían con la “chemise”, camisón ligero, braguitas y corsés. En el siglo XlV, la tendencia era los corsés apretados, para marcar cinturas estrechas y sinuosos pechos que luchaban por escapar de su aprisionamiento, y era habitual ver a las mujeres desmayándose por este hecho.



Además hay que añadir las enaguas que lucían, encima de un armazón rígido, donde reposaban sus ropajes. Fue en la época francesa del Versalles cuando se podía ver a las mujeres como mesas de camillas andantes.


Con la revolución francesa terminó esta forma de vestir, volviendo a estructuras tipos “zoster” griego que alzaban los pechos, asomando a los vestidos.

El siglo XVlll supuso una vuelta a los corsés rígidos, que se ubicaban en los vestidos de forma sensual y atrevida en los cabarets, de manera que la ropa interior comenzó a tener popularidad, sensualidad y atracción de la forma que hoy en día presenta.




Freija

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...