viernes, 1 de agosto de 2014

Richard Avedon. Sincera expresividad




Nace en la ciudad de Nueva York, en el seno  de una familia judía. Era el único hijo de Jacob Israel Avedon, un inmigrante nacido en Rusia que tenía una tienda de ropa en la Quinta Avenida. Su madre, Anna, pertenecía a una familia propietaria de una empresa de manufactura textil.



Después de asistir durante un tiempo a la Universidad de Columbia, comienza su carrera como fotógrafo trabajando para la marina mercante en plena segunda guerra mundial, tomando fotografías identificativas de los miembros de las tripulaciones.



Reputado fotógrafo de modas y un gran retratista, comenzó su carrera profesional en los años 50 realizando espléndidos trabajos de moda para la revista Harper´s Bazaar, donde acabó convirtiéndose en Jefe de Fotografía para, posteriormente, colaborar con otras revistas como Vogue, Life y Look, que lo convertirán finalmente en el gran fotógrafo de la moda durante los años 1960 y 70.



En sus trabojos consigue elevar la fotografía de moda al plano de lo artístico al conseguir acabar con el mito de que los modelos debían proyectar indiferencia en sus rostros y poses. Los modelos pasan a ser libres y creativos y participan dentro de lo que más tarde se conocerá, gracias a Avedon, como escenarios dinámicos.




Aparte de por ser un maestro de la fotografía y ejemplo para los fotógrafos que le suceden y que se impregnan de su técnica y factura gráficas, Avedon destaca en cuanto a la fotografía de desnudo artístico y erótico por, viniendo del mundo sofisticado del que venía profesionalmente hablando, ser capaz de ser un artista comprometido con las inquietudes sociales de su tiempo.



Al realizar sus famosos retratos y desnudos, sometía a sus modelos a largas jornadas de estudio, de hasta cuatro horas, así el retratado, indefenso por cansancio era capaz de mostrar su personalidad más sincera.



Pero para mí su obra mayúscula comenzó en 1979, por encargo del Museo Amon Carter de Texas, a la que dedicó cinco años de su vida y que se titularía In the american west, donde retrata a granjeros, mineros, vagabundos, prostitutas, amas de casa, presos, vaqueros de rodeo o empleados de pequeñas oficinas, etc. Individuos mundanos que se desnudan en todos los sentidos a la cámara para, con una composición sobria sobre tela blanca, lograr una considerable fuerza expresiva.



Muere el 25 de septiembre de 2004 en San Antonio, Texas, trabajando, obsesionado por realizar fotos de alta calidad hasta el fin de su existencia. 



Su pasión por el blanco y negro por su fuerza expresiva, la sinceridad expresiva de sus obras y la contundencia de sus mensajes obsesivos acerca de la naturaleza humana, lo convierten en un referente ineludible dentro del género del que voy trayendo muestras al blog. Desde aquí mi más sincera consideración al maestro de maestros.



Si deseáis consultar más datos acerca de este prolífico autor no dejéis de visitar la web de su fundación: www.avedonfoundation.org/





Loki

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...